La continua lucha de los minoristas: Cómo combatir una red inestable durante la campaña de Navidad

Cuando se gestionan negocios minoristas basados en transacciones, la conectividad ininterrumpida a Internet y a la red de área amplia (WAN) es un imperativo empresarial innegociable. Los minoristas y los supermercados dependen de ella para las transacciones y los ingresos. Inmersos en la temporada de compras más ajetreada y con un año lleno de retos a sus espaldas, los minoristas necesitan asegurarse de que disponen de una red que proporcione un acceso seguro a los terminales de punto de venta, los sistemas de inventario, los sistemas de seguridad, el IoT, entre otros, en todas las ubicaciones para alcanzar el máximo potencial de ingresos.

El tiempo de inactividad de la red es una crisis común, y durante la Navidad, las tiendas esperan estar más ocupadas de lo que han estado desde antes de la pandemia. Una amplia gama de problemas puede interrumpir el tráfico de la red. Por ejemplo, no hay suficiente ancho de banda para gestionar todo el tráfico de las pantallas interactivas o los dispositivos IoT que comparten información. Esto puede interrumpir la actividad empresarial y frustrar a los usuarios y clientes. Normalmente, las conexiones por cable o de banda ancha ofrecen un tiempo de actividad de alrededor del 99,5%. Sin embargo, incluso ese grado de consistencia puede dar lugar a cortes no planificados durante el año que interrumpen la capacidad de una empresa para procesar las transacciones de tarjetas de crédito, realizar un seguimiento del inventario o llevar a cabo otras tareas críticas para la tienda.

Independientemente de la causa, el tiempo de inactividad de la red tiene un alto coste y puede causar graves daños a la marca, la reputación y la fidelidad de los clientes de un establecimiento. Según un informe de IDC, el tiempo de inactividad de la red cuesta al 80% de las pymes al menos 17.000 euros por hora. A mayor escala, una interrupción en 2019 de más de un día le costó a la cadena Target unos 100 millones de dólares en ventas y frustró a los clientes durante sus experiencias de compra. Las acciones cayeron un 2% tras el incidente.

Sin embargo, hay soluciones que pueden garantizar un mayor tiempo de actividad en los periodos clave de compra. Especialmente para las empresas minoristas, las modernas redes de banda ancha móvil 4G LTE y 5G pueden ofrecer tres soluciones principales…

La conectividad móvil puede ser la panacea para un ancho de banda fácil y flexible que puede desplegarse en green-field y pop-up. Para los despliegues más tradicionales, los minoristas utilizan la banda ancha móvil como respaldo en caso de que la red principal se caiga, lo que a menudo se denomina «conmutación por error de la red». Por último, las herramientas de gestión fuera de banda (OOBM) pueden aprovechar las redes móviles para reducir significativamente el tiempo de inactividad y la capacidad de gestionar cualquier problema que pueda surgir en la tienda de forma remota durante esta temporada en la que cada minuto de inactividad puede causar millones de dólares en ingresos y oportunidades perdidas…

  1. Fiabilidad y redundancia

Frente al 99,5% mencionado anteriormente, los operadores móviles están aumentando la fiabilidad y disponibilidad de sus redes 4G LTE hasta el 99,99%. Además, el aumento de la cobertura LTE está borrando cualquier discrepancia de velocidad entre las conexiones a través de cable e inalámbricas y no hará más que reforzarse ahora que ha llegado la 5G. Muchos módems están equipados con tarjetas SIM duales, de modo que una ubicación puede cambiar entre múltiples operadores inalámbricos para conseguir una conexión más fuerte y fiable que proporcione un 99,99% de tiempo de actividad para un acceso fiable a la infraestructura remota.

  1. Reducción de los costes operativos y mejora de la seguridad de acceso

Las capacidades de gestión remota de las soluciones inalámbricas OOBM reducen los costes operativos al permitir que un equipo más pequeño gestione fácilmente un conjunto mucho mayor de dispositivos y ubicaciones remotas. El personal puede conectarse rápidamente a los sistemas afectados, solucionar los problemas en cualquier lugar y volver a poner el sistema en línea más rápidamente. Las herramientas basadas en la nube les permiten aprovisionar, supervisar, analizar y controlar los equipos a través de conexiones IP y Ethernet, o a través del puerto de consola nativo USB o serie si no están disponibles. No hay costes adicionales de desplazamiento, ni largos retrasos en la espera de un técnico para solucionar el problema, ni experiencias frustrantes al intentar hablar con un trabajador remoto sobre el proceso de diagnóstico.

Quizá la ventaja más importante sea la mayor seguridad que ofrecen los dispositivos de red móviles avanzados. La autenticación y las autorizaciones de los usuarios deben pasar por un amplio conjunto de jerarquías, grupos y permisos para garantizar que las personas adecuadas accedan a los dispositivos críticos. Los registros de seguridad almacenan información detallada sobre quién, cuándo y a qué se ha accedido, y activan alertas locales o remotas para cumplir con los controles de los procesos y la normativa. La concesión de permisos temporales también es una opción, lo que las hace idóneas para el creciente uso de soporte de terceros y proveedores de servicios gestionados.

  1. Manejabilidad y facilidad de adopción

La conexión móvil con OOBM ofrece simplicidad, sin necesidad de sustituir un router existente u otro dispositivo de red. Una tienda puede conectarse a través de routers móviles que proporcionen una conectividad de red independiente de las líneas primarias y de los adaptadores móviles, conectándose directamente al puerto de la consola incluso si la IP y Ethernet no están disponibles. Un divisor de puertos puede admitir hasta ocho dispositivos desde un único adaptador, ampliando aún más la cobertura en la tienda. En combinación con las funciones de seguridad de varias capas, las empresas minoristas pueden habilitar rápidamente la gestión remota de prácticamente todo, desde los centros de datos más grandes hasta los terminales de punto de venta.

Mantener los problemas a raya

Muchos minoristas están descubriendo que las redes móviles pueden generar beneficios en múltiples lugares, resultando valiosas para la conmutación por error de la red, la prueba de nuevos equipos y, quizás lo más importante, como fuente principal de conectividad para aplicaciones que atraen a los clientes, como las tiendas pop-up y las experiencias interactivas. El tiempo de actividad de la red y de los dispositivos es esencial para la continuidad del negocio, especialmente para los minoristas que han pasado por un momento difícil en 2021. Estos routers de red móvil y las herramientas de gestión adecuadas basadas en la nube resuelven el problema de la gestión fuera de banda de las redes minoristas y sientan las bases para una mayor transformación e innovación, cruciales para atraer a los clientes a las tiendas. Pero lo más importante es que mantienen a los minoristas en funcionamiento en la época más importante del año, para que los clientes puedan seguir comprando y las transacciones sigan llegando.

Por José Manuel Gómez, Regional Sales Manager de España y Portugal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.