Juega con seguridad este verano: Las 5 razones para no descargar juegos piratas

Los ingresos del mercado mundial de los videojuegos crecerán casi un 11% este año, alcanzado casi los 209.000 millones de dólares. Pero cuando vemos tanto crecimiento, ingresos y usuarios concentrados en un solo lugar, suele haber gente alrededor que busca beneficiarse de ello y es aquí donde entra en el juego la piratería.

Al igual que ocurre con las películas, los programas de televisión, los libros y otros contenidos digitales, existe un mercado en auge de títulos de juegos que han sido «crackeados» para que cualquiera pueda utilizarlos de forma gratuita. La piratería abunda en todas las plataformas, desde los juegos para PC y dispositivos móviles hasta las consolas.

“Es difícil decir definitivamente si la piratería influye realmente en el comercio mundial de software de juegos legítimos. Algunos estudios, como este informe de 2017, han constatado que, a diferencia de otros tipos de contenidos, puede que no tenga un impacto tan adverso. Sin embargo, lo que está claro es que descargar y ejecutar una copia pirata puede exponerte a múltiples riesgos, desde multas hasta peligrosos programas maliciosos. Y éstas son sólo algunas de las amenazas a las que se enfrentan los gamers”, declara Josep Albors, Director de Investigación y Concienciación de ESET España.

¿Qué son los juegos pirateados?

Según ESET, la piratería y los mercados grises parecen ir siempre un paso por delante de los canales legítimos de distribución digital. Un ejemplo de ello es la aplicación de música por streaming Napster, creada años antes de que surgieran iTunes y Spotify, o Megaupload, una de las mayores fuentes de piratería digital cuando se lanzó en 2005, dos años antes que Netflix.

Hay pocos datos sobre el tamaño del mercado de los juegos piratas. Pero sabemos lo grande que es el mercado legítimo. Se espera que los juegos para dispositivos móviles dominen en los próximos años. De hecho, se estima que este mercado generó 180.000 millones de dólares en 2021, más de la mitad (52%) del total mundial, por lo que sería seguro asumir que los índices de piratería son relativamente altos aquí.

Josep Albors explica qué son los juegos pirateados y cómo funciona ese mercado: “En su forma más simple, los juegos piratas son aquellos que han sido «crackeados» saltándose la gestión de derechos digitales (DRM), tecnología diseñada para proteger los contenidos con derechos de autor. De este modo, los juegos pirateados permiten a los usuarios acceder y jugar a los títulos sin pagar a sus desarrolladores o distribuidores. A menudo, los títulos más demandados son crackeados tan pronto como salen disponibles para su compra, aunque hay incluso ejemplos de piratas que consiguen y distribuyen copias gratuitas antes de las fechas de lanzamiento oficiales”.

5 razones para alejarse de los juegos piratas

Independientemente de cómo se craqueen finalmente los juegos, las repercusiones podrían ser nefastas para los usuarios. Según ESET, entre ellas están peligros como:

  1. Malware
    Los actores de la amenaza utilizarán un juego popular y el señuelo del contenido gratuito para animar a los usuarios a descargar un software infectado con malware. Pueden hacerlo compartiendo mensajes en las redes sociales, correos electrónicos de phishing o incluso a través de la optimización de los motores de búsqueda de sus páginas web o de los torrents P2P. A menudo, el malware ha sido creado para eludir los filtros de seguridad tradicionales o puede requerir que el usuario desactive por completo su antimalware. También suele pedir excesivos permisos para ejecutarse. El malware también podría estar oculto en los mods, archivos adicionales que aumentan las posibilidades del videojuego.
    “El riesgo es real. En junio de 2021, se reveló que millones de PCs habían sido infectados por un troyano durante un periodo de dos años. Propagado principalmente por juegos pirateados, el malware robó más de un millón de direcciones de correo electrónico únicas y 26 millones de credenciales de acceso, entre otras cosas”, declara Josep Albors.
    Otros tipos de malware comunes que se propagan mediante juegos crackeados incluyen:
    · Malware de minería de criptomonedas que podría dejar sin funcionamiento el dispositivo de la víctima y generar grandes facturas de energía en el proceso
    · Troyanos bancarios diseñados para robar datos financieros y personales
    · Keyloggers y ladrones de información diseñados para obtener todo tipo de información personal de las máquinas/dispositivos
    · Ransomware que bloqueará tu máquina y te exigirá una cuota para recuperarla
    · Malware Botnet que convertirá tu máquina/dispositivo en un ordenador zombi para utilizarlo en otros ataques
  1. Adware
    Aunque no sea tan peligroso como un malware en toda regla, el adware puede ser una molestia para los usuarios de PC y móviles. Las continuas ventanas emergentes y las nuevas ventanas del navegador inundarán a la víctima con un torrente de vídeos y publicidad estática, dificultando cada vez más el uso normal del dispositivo/PC. En 2020, 21 aplicaciones de juegos fueron eliminadas de la tienda de Google Play por contener adware intrusivo.
  2. El juego no funciona como se esperaba
    Los juegos pirateados pueden parecer una buena forma de acceder a títulos codiciados de forma gratuita. Pero la realidad suele ser muy distinta. Es posible que nunca funcione correctamente en su PC, consola o dispositivo. Puede haber errores o fallos que perjudiquen gravemente su funcionamiento, o el juego puede estar incompleto. O simplemente el juego puede dejar de funcionar después de un tiempo, si sus desarrolladores realizan continuas comprobaciones de registro de software. En otras situaciones puede haber problemas de compatibilidad. Por ejemplo, si los usuarios intentan añadir software pirata a su biblioteca de Steam, se identificarán como juegos que no son de Steam y no podrán acceder a la funcionalidad completa de la plataforma.
  3. Prohibición de plataformas de juego
    También existe la posibilidad de que el desarrollador legítimo pueda rastrear el software pirata hasta dispositivos y PCs específicos y poner en la lista negra las cuentas vinculadas de forma parcial o permanente. Este es un riesgo particular en las plataformas de consolas de juegos como Xbox, donde los proveedores han sido extremadamente proactivos con tales esfuerzos en el pasado.
  4. Atención no deseada de las fuerzas del orden
    Por último, es importante recordar que el uso de contenidos de juegos piratas puede llegar a ser ilegal. Dependiendo de la jurisdicción del país en el que vivas, podría conllevar multas o incluso penas de cárcel, si se puede rastrear el uso de software crackeado.

Los mejores consejos para jugar con seguridad

De acuerdo con ESET, la buena noticia es que no es difícil evitar la mayoría de estos riesgos. La opción obvia es evitar las webs de torrents y comprar siempre los videojuegos en las tiendas oficiales. Esto ayudará a mitigar el riesgo de malware y adware, de una mala jugabilidad y de posibles problemas legales. Otros consejos clave para mantenerse a salvo son:
· Ejecutar siempre una solución de seguridad de un proveedor de confianza en todos los ordenadores y dispositivos y no desactivarlo nunca.
· Comprobar regularmente la configuración de seguridad recomendada en las plataformas de juego que utilizas, como Steam, Twitch y Discord.

No hacer clic en enlaces de correos electrónicos no solicitados y visita siempre la página web legítima del desarrollador o una tienda de confianza como Apple App Store o Google Play.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.