Cuando ya no basta con las copias de seguridad

En 2022, el ransomware sigue causando estragos en todo el mundo. Organizaciones de todos los tamaños almacenan cada vez más datos confidenciales de los clientes, por lo que ya no tiene ningún sentido seguir pensando «a mí no me pasará». Los responsables tienen que imaginar la peor de las situaciones y prepararse para una recuperación rápida después de un ataque.

Por desgracia, aunque en el pasado los sistemas de copias de seguridad han funcionado como un seguro frente a los ataques, ahora los hackers también dirigen sus ataques contra estos sistemas de backup. Cuando un atacante consigue entrar en los sistemas de una organización, una de las primeras cosas que intenta es localizar unas credenciales que le permitan inmovilizar las copias de seguridad. Esto hará que la restauración sea más difícil, larga y potencialmente cara.

Las organizaciones necesitan una doble estrategia: tener unas copias instantáneas avanzadas e inmutables de sus datos y poder realizar no solo copias de seguridad con rapidez, sino también restauraciones rápidas y a escala. Las copias instantáneas inmutables están protegidas porque no pueden borrarse, modificarse o cifrarse – ni siquiera cuando un atacante logra acceder a los datos sensibles -. También son relativamente fáciles de restaurar, aunque en función de la cantidad de datos que haya que restaurar, es posible que no sean una opción viable.

Las copias de seguridad tradicionales basadas en las unidades de cinta o de disco pueden restaurar aproximadamente uno o dos terabytes por hora. Lo que no es suficiente para la mayoría de organizaciones. Algunas soluciones basadas en el flash pueden ofrecer unas velocidades de hasta 270 TB por hora y son necesarias para que una organización pueda volver a operar con un impacto negativo mínimo.

Con una estrategia de ciberseguridad múltiple, reforzada con copias instantáneas avanzadas y una solución de restauración rápida, la fase de restauración después de un ataque de ransomware puede reducirse y pasar de varias semanas a tan solo unas horas. Esto permite minimizar el impacto para los usuarios y los clientes, así como los posibles daños para la reputación de la empresa causados por una desconexión prolongada de esta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.