¿Cuáles serían las consecuencias de un ciberataque al sector ferroviario?

S2 Grupo, empresa especializada en ciberseguridad y gestión de sistemas críticos, ha realizado un estudio sobre la ciberseguridad del sector ferroviario del que se extrae que una de las consecuencias de un ciberataque al sector podría afectar a sus sistemas OT (tecnología de las operaciones).

Junto a las nuevas capacidades y beneficios otorgados por la introducción de las tecnologías de la información y la comunicación en el sector ferroviario, han aparecido nuevas amenazas de seguridad a los sistemas de control industrial (ICS) esenciales para su funcionamiento.

“En todos los procesos que componen el sistema de transporte ferroviario, desde la operación de la infraestructura ferroviaria, la explotación de vehículos para el transporte de personas o mercancías, o la propia construcción de material ferroviario, se han introducido nuevas tecnologías para trabajar de una forma más eficiente. Y junto a ello, inevitablemente, se han incrementado los riesgos de ser víctimas de la ciberdelincuencia”, ha explicado José Rosell, socio-director de S2 Grupo.

“Los sistemas OT del sector ferroviario se han convertido en un blanco muy apetecible para los ciberatacantes ya que son elementos críticos. Esto quiere decir que si se ven afectados se pueden interrumpir las operaciones perjudicando a la continuidad de un servicio esencial como es el transporte”, ha afirmado Miguel Ángel Juan, socio-director de S2 Grupo.

“Entre aquellos que pueden estar interesados en atacar este tipo de infraestructuras se encuentran no sólo grupos terroristas o grupos patrocinados por estados, sino también delincuentes interesados en el fraude económico. Organizaciones criminales, delincuentes de todo el mundo e incluso muchos ciudadanos son conscientes de las debilidades existentes en los ICS y del daño que pueden causar a una organización o al conjunto de la sociedad afectando a servicios esenciales”, ha añadido Miguel A. Juan.

Tecnología y ciberriesgos en el sector ferroviario

En el sector ferroviario se han introducido nuevos elementos para la conexión remota con los vehículos para tareas de telemetría, mantenimiento y gestión de flotas, o la introducción de sistemas de entretenimiento para pasajeros dentro del propio vehículo, entre otros.

Todo esto hace que un vehículo esté continuamente comunicándose con el exterior, intercambiando información con otros componentes del sistema de transporte; lo que unido a la complejidad asociada a la coordinación de múltiples participantes (fabricantes de componentes, constructores, operadores, gestores de infraestructuras…), introduce nuevos riesgos.

Algunos de estos problemas de ciberseguridad en el sector ferroviario son:

  1. Falta de seguridad en el diseño de los sistemas – Desde S2 Grupo se ha insistido en que se debe contemplar la ciberseguridad de los sistemas con una visión integrada IT/OT desde la fase de diseño. Esto permite obtener mejores resultados en la protección de los mismos y reducir significativamente los costes. Cuando las medidas de seguridad se implantan a posteriori, se limita su efectividad
  2. La publicación en RRSS y otros entornos online de la descripción de ciertas infraestructuras o vehículos ferroviarios que pueden contener información sensible y, por tanto, expeonerlos ante los ciberdelincuentes.
  3. La eliminación de los equipos que sean sustituidos debe hacerse de forma segura, porque también podrían contener información sensible como en el caso de las memorias.
  4. La conexión continua de los vehículos con el exterior.
  5. El uso de sistemas operativos como Windows en sus ICS y la mala segmentación de sus redes IT y OY.

Desde S2 Grupo se ha destacado que algunas de las consecuencias de un ciberataque a las infraestructuras que forman el sector ferroviario podrían conllevar daños físicos, ya sea un impacto directo en las usuarios de los sistemas ferroviarios o un daño a las infraestructuras con un impacto indirecto en la población (pérdida de servicios esenciales). Por ello, el sector del transporte es considerado como un sector estratégico por la Ley de Protección de Infraestructuras Críticas (LPIC).

Otras consecuencias podrían causar perjuicios a las compañías en forma de pérdidas económicas, daños reputacionales, daños al medio ambiente, a la Administración, a las personas, afectar al recorrido de un vehículo llegando a provocar un accidente ferroviario, daños a la sociedad por falta de servicios esenciales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.