Vehículos en red: un valor añadido para el transporte público

Como resultado de la COVID-19, mejorar la conectividad en el sector del transporte público se ha convertido en un factor estratégico. Hacer frente a las interrupciones, el distanciamiento social y el transporte seguro de los trabajadores son nuevas necesidades que los operadores de transporte público están abordando con la ayuda de tecnologías conectadas.

Gracias al estándar de comunicaciones móviles 5G, los datos de telemetría, las grabaciones de vigilancia y la información de GPS para las apps de estado de la ruta se pueden transmitir y fusionar en tiempo real.

Sin embargo, una alta velocidad de conexión y grandes anchos de banda altos por sí solos no garantizan que las redes sean seguras. Esto se aplica en particular a los sistemas de transporte masivo a gran escala, donde hay que tener en cuenta su complejidad y la interoperatividad. Por tanto, los operadores de transporte público se enfrentan a muchos desafíos de conectividad.

Reto 1: la gestión adecuada del ancho de banda
Uno de los retos a la hora de conectar los vehículos en red es la gestión del ancho de banda. Dependiendo del dispositivo, los requisitos de ancho de banda de la tecnología incorporada varían. Por ejemplo, debido a la pandemia, se están utilizando sensores de capacidad para verificar si el número de pasajeros está dentro de los límites de distanciamiento social. Estos sensores transmiten paquetes de datos mucho más pequeños que la transmisión de video desde las cámaras de vigilancia a bordo, que requiere más ancho de banda. Sin embargo, además de los diferentes requisitos, el establecimiento y mantenimiento de la conectividad con cada dispositivo individual en una flota de vehículos también juega un papel fundamental. La principal dificultad aquí es fusionar los dispositivos y aplicaciones existentes y ser flexible ante nuevos requisitos, por ejemplo, la integración de dispositivos adicionales.

Para superar los problemas de ancho de banda, primero es esencial que los routers utilizados en los vehículos estén a la altura de la tarea. Los routers inalámbricos empresariales con tecnología Gigabit-Class LTE y 5G son ideales para maximizar el ancho de banda. Contienen modems duales independientes del operador que se conectan a dos operadores de red en paralelo, lo que evita la sobrecarga de la red y garantiza que al menos esté disponible continuamente una conexión con la red.

Con el aumento de la popularidad del WiFi para pasajeros, los routers en los vehículos también deben poder manejar las demandas de ancho de banda de múltiples dispositivos simultáneamente. Las capacidades de Wi-Fi 5 permiten que los routers gestionen hasta 100 clientes al mismo tiempo. Esto asegura una conectividad de alta velocidad a prueba de fallos.

Reto 2: garantizar la consistencia de la señal
Dado que los vehículos están casi siempre en movimiento, la señal de los routers cambia constantemente. Así que, para garantizar que la entrega de datos en tiempo real no sea interrumpida, la conexión no puede fallar ni siquiera cuando se sale del rango de cobertura, porque los datos en tiempo real son esenciales para las aplicaciones de pasajeros y el material de videovigilancia transmitido, así como para los sistemas de Prioridad de Señales de Tráfico (Traffic Signal Priority, TSP) o Localización Automática de Vehículos (Automatic Vehicle Location, AVL).

Para identificar las mejores y peores áreas de conectividad se pueden utilizar plataformas de gestión de redes inteligentes que puedan determinar el estado de la red móvil. Dichas plataformas combinan datos de GPS con información sobre la intensidad de la señal y la disponibilidad del operador de red para identificar áreas problemáticas. Los operadores pueden responder cambiando las rutas o trabajando con su operador de red.

Por último, los paneles visuales permiten a los operadores realizar un seguimiento de sus datos actuales. El filtrado por fecha u otros criterios, como dispositivo, vehículo o ubicación, facilitan la identificación y solución de problemas específicos de la red.

Reto 3: gestión segura de dispositivos
La gestión de dispositivos y la seguridad también se encuentran entre los principales desafíos. Dado que el transporte público se extiende por áreas amplias, no es posible administrar todos los dispositivos de forma presencial. Sin embargo, la administración centralizada es necesaria para intervenir en caso de problemas de conexión y vulnerabilidades de ciberseguridad.

La solución radica en herramientas de gestión en la nube que permiten gestionar los routers de forma remota. Esto significa que no hay ningún problema para autorizar dispositivos, instalar actualizaciones o implementar y configurar nuevos dispositivos de forma rápida y segura.

El futuro de la movilidad está conectado
Actualmente, los déficits en la digitalización han puesto de manifiesto las áreas en las que es más necesario tomar medidas. Esto incluye, por ejemplo, el distanciamiento social, el rastreo de contactos y los sistemas de monitorización ambiental. Los operadores de transporte público también deben adaptarse a los nuevos requisitos y valorar cómo dar el siguiente paso en la tecnología del transporte.

En general, para ello es necesaria una conectividad Wireless WAN a nivel empresarial. La alta capacidad y la latencia extremadamente baja del 5G jugarán un papel decisivo que permitirá poner en marcha nuevos escenarios de comunicación en el transporte en el futuro. Los operadores de transporte público ya deberían estar preparados para ello.

por José Manuel Gómez, Regional Manager de Cradlepoint España y Portugal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .