Las cinco tendencias que marcaran el rumbo del Wealth Management en los próximos años

La pandemia ha acelerado la transformación digital en todos los ámbitos. En este sentido, las entidades financieras se están viendo obligadas a reevaluar su modelo de negocio, con la tecnología y el compromiso con los clientes, siendo troncales para adaptarse a las nuevas necesidades del consumidor post-covid.

Ante esta situación, el servicio de Wealth Management -gestión de patrimonios- se ha convertido en uno de los que ofrece más oportunidades en este nuevo contexto. La gestión del patrimonio individual o familiar, pequeño o grande, siempre ha sido un aspecto crítico para todos, y con la incertidumbre derivada de la pandemia, su importancia ha aumentado significativamente.

Por ello, Vall Banc, entidad bancaria especializada en Wealth Management, analiza cinco tendencias clave para hacer frente a los nuevos desafíos del sector:

  1. Necesidad de digitalizarse
    Es una realidad que la revolución digital debe aplicarse a todos los sectores y empresas. En el caso del Wealth Management no es diferente. El uso del Big Data y la Inteligencia Artificial -IA- aporta grandes beneficios en eficiencia operativa, ahorro de tiempos y costos, soluciones personalizadas e integrales, escalabilidad y automatización.
    “La tecnología de vanguardia para el análisis y construcción de carteras de inversión óptimas hace posible simular decenas de escenarios macroeconómicos, geopolíticos y de mercados, analizando la calibración de centenares de factores de riesgo en nuestra selección de activos. Esto permite hacer una construcción más robusta de la cartera que mejor se adapte a las necesidades del cliente”, explica Sergi Martín, director de Negocio de Vall Banc.
  2. El papel del asesor, fundamental
    La escucha activa y empática es esencial para conocer y analizar en profundidad la situación personal, familiar y profesional de los clientes. Las circunstancias de cada uno de ellos son diferentes, lo que exige que las soluciones ofrecidas desde las entidades bancarias también lo sean. “Empezar por una comprensión clara del punto de partida nos permite definir correctamente los objetivos y, posteriormente, las estrategias que nos acerquen a esas necesidades particulares”, destaca el director de Negocio de Vall Banc.
    Para alcanzar el éxito, el papel del asesor debe ser complementario al de la tecnología. Su función es traducir a un lenguaje comprensible los datos y métricas que la tecnología genera. Es, por tanto, fundamental crear un dueto al servicio del cliente donde el asesor ve en la tecnología un acompañante clave para reforzarle y diferenciarle, no para reemplazarle.
  3. El cliente en el centro
    La apuesta ganadora del Wealth Management es aquella que se enfoca únicamente en el cliente, aportándole soluciones a medida desde una perspectiva 360 grados. Las decisiones que toman las personas a lo largo de su vida también tienen consecuencias en su actividad financiera. Por eso, es importante desarrollar una estrategia patrimonial que vaya más allá de la convencional gestión de activos financieros, teniendo en cuenta todos los aspectos que influyen en ella.
    “Nuestra propuesta de valor implica analizar la situación personal y familiar del cliente, sus ambiciones y obligaciones para, a continuación, elaborar un plan adaptado a unos objetivos realistas mediante un proceso de selección y optimización de los activos que deben configurar su cartera”, asegura Sergi Martín.
  4. Foco en la sostenibilidad
    Cada vez más inversores son conscientes del impacto que tienen sus acciones, exigiendo introducir la variable sostenible como un aspecto relevante en el proceso de sus decisiones. De hecho, según un estudio elaborado por SpainSIF, la inversión sostenible ha crecido en España un 36% hasta alcanzar los 284.000 millones de euros. Por eso, es clave que las entidades bancarias incorporen recursos y herramientas tecnológicas que midan la mejora del medioambiente y la sociedad que sus decisiones de inversión comportan.
    Un buen ejemplo sería el caso de Vall Banc, entidad pionera en Andorra en el uso de la herramienta Clarity AI, plataforma tecnológica de referencia para analizar al milímetro el impacto social y medioambiental de las inversiones. Estas soluciones permiten obtener, de manera eficiente y escalable, calificaciones ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo) de una gran variedad de activos financieros.
  5. Los datos, sinónimo de transparencia
    La situación actual de incertidumbre ha puesto de manifiesto la necesidad del cliente de recibir información puntual, relevante y de aplicación práctica, basada en un análisis de datos en tiempo real. Tener acceso directo a los datos e insights relacionados con las tendencias del momento es, para los inversores, un elemento diferenciador a la hora de tomar decisiones.
    “Para obtener la confianza del cliente y conseguir los resultados esperados, ser transparentes durante todo el proceso de acompañamiento al cliente es capital. Con esa máxima de transparencia, desarrollar informes exhaustivos y comprensibles de seguimiento de las inversiones de los clientes es imperativo”, añade Sergi Martín, director de Negocio de Vall Banc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .