El incremento del aprendizaje online coloca en el punto de mira a los más pequeños de la familia

La llegada de una pandemia mundial ha obligado a la mayoría de la población a adaptarse a nuevos estilos de vida y a enfrentarse a nuevos hábitos de consumo. Durante el confinamiento, muchas familias y profesores tuvieron que cambiar por completo sus rutinas del día a día y empezar a hacer uso de plataformas digitales desde casa para poder seguir adelante con el aprendizaje de sus hijos y alumnos. Como consecuencia, según un estudio de Qustodio, el tiempo en línea que han pasado los menores españoles durante el confinamiento por coronavirus ha aumentado en un 80% durante el horario escolar comparado con enero.

Con la vuelta al colegio a tan solo unas semanas, algunas universidades, colegios y centros educativos ya han optado por compaginar la modalidad presencial junto con la modalidad online, consiguiendo que cada vez más niños y adolescentes estén conectados más que nunca a Internet desde sus casas. Sin embargo, el incremento de esta actividad online y del uso de las plataformas digitales para continuar con la enseñanza de un alumno implica que ahora es más importante que nunca implantar una responsabilidad digital en cada familia y, por tanto, fijar una serie de conductas para garantizar la seguridad de los más pequeños de la casa en Internet frente a los actores maliciosos.

En este sentido, si no se toman medidas, esta nueva modalidad de aprendizaje online puede suponer un riesgo para toda la familia y un cebo para los ciberdelincuentes, que cada vez están más presentes. De hecho, un reciente estudio de McAfee detectó 375 nuevas amenazas por minuto durante el primer trimestre del 2020. “Cada uno de los padres deberá adoptar prácticas de seguridad digital estándar para proteger a sus hijos en esta nueva modalidad de aprendizaje, donde el consumo y la compartición de recursos online aumentará y por tanto el riesgo a sufrir ataques maliciosos será mayor” explica Francisco Sancho, Product Manager Consumer y Mobile de McAfee.

Para garantizar la seguridad digital de toda la familia, McAfee, compañía líder en ciberseguridad del dispositivo a la nube, propone una serie de medidas a tener en cuenta antes de que comience el año escolar:
· Estar atentos al malware. Los intentos de malware han aumentado desde que empezó la pandemia del COVID-19. En este sentido, es aconsejable que los niños nunca hagan clic en los enlaces no solicitados incorporados en los correos electrónicos, textos, mensajes directos o pantallas emergentes. Considerar la posibilidad de actualizar las soluciones de seguridad en todos los dispositivos es otra opción para ayudar a proteger los dispositivos de los niños

· Usar contraseñas fuertes. El regreso a la escuela es un gran momento para revisar lo que hace que una contraseña sea fuerte y segura. Es recomendable optar por la autenticación de dos factores para añadir otra capa de protección entre el usuario y un atacante potencial.

· Considerar una VPN. La red doméstica de una familia puede ser segura, pero no se puede asumir que otras familias sigan los mismos protocolos, por eso es necesario cubrir las bases con una red privada virtual (VPN), para que los menores puedan conectarse con seguridad desde cualquier lugar.

· Filtrar y rastrear la actividad digital. Una protección digital que las escuelas suelen tener y que un entorno doméstico puede no tener, son los cortafuegos o “firewall”. Las escuelas establecen cortafuegos para evitar que los niños accedan a las redes sociales y a los sitios de juegos durante el horario escolar. Por esta razón, cuando el aprendizaje se hace desde casa, se puede considerar los controles parentales, que permiten a las familias filtrar o bloquear el contenido de la web, registrar la actividad diaria en la web, establecer límites de tiempo y rastrear la ubicación.

Esta modalidad de aprendizaje online junto con el incremento del consumo de las plataformas digitales en los jóvenes sigue siendo algo nuevo para muchas familias. Las opciones de educación a distancia también conllevan una responsabilidad inherente de mantener a los estudiantes a salvo y seguros, ya que van a aprender conectados a una red quizá menos protegida a la que usaban en las aulas. En este sentido, la responsabilidad es de todos y es importante que las familias tengan constancia de esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .