Cómo preparar tu piso en alquiler para acoger nómadas digitales

Woman is sitting at the kitchen table with laptop.

Nos guste o no, la tendencia de trabajar desde cualquier lugar ha llegado para quedarse. Los países de nuestro entorno están dando luz verde a los visados para regular a los trabajadores extranjeros a distancia (entre ellos España, cuyo Congreso de los diputados acaba de aprobarlos dentro de la Ley de Startups) lo que facilitará que los nómadas digitales prolonguen sus estancias hasta varios meses.

Si cuentas con una propiedad para alquilar puedes acondicionarla para este perfil de inquilino, con el que podrás obtener hasta un 25% más de rentabilidad en comparación al alquiler tradicional en temporada baja.

Radim Rezek, CEO de Flatio, una plataforma de alquiler mensual para nómadas digitales y trabajadores en remoto, comparte 7 consejos para atraer a los nómadas digitales a nuestra vivienda vacía.

  1. Asegúrate de tener una conexión Wifi potente
    No hay nada peor que un fallo de conexión a Internet cuando trabajas desde casa, así que asegúrate de tener la Wi-Fi más potente disponible. Comprueba los proveedores locales o Starlink si estás en una zona remota. También es una buena idea comunicarle al inquilino la velocidad de Internet por adelantado, para que pueda decidir si se ajusta a sus necesidades o no (esto evita cualquier queja posterior). Si tienes una propiedad grande, comprueba la señal en cada habitación e instala amplificadores de Wi-Fi si es necesario.
  2. Crea un área de trabajo específica
    Si te tomas en serio la idea de alquilar tu propiedad a los trabajadores a distancia, invierte en la creación de un área de trabajo específica, lo que significa proporcionar una silla ergonómica, escritorio, soportes para portátil y reposapiés, etc. Otros elementos como impresora o material de oficina son extras que pueden marcar la diferencia.
  3. Invierte en tecnología
    Invierte en televisores de calidad, altavoces Bluetooth, máquinas de café, patinetes eléctricos y otros artilugios que harán que tus huéspedes se sientan más cómodos. Si puedes, proporciona puntos de carga USB o, si no, asegúrate de tener adaptadores universales. Los trabajadores a distancia y los que trabajan en el extranjero utilizarán tu propiedad como su hogar durante un tiempo, así que esto marcará la diferencia. Disponer de lámparas e iluminación ambiental también impresionará.
  4. Facilita información local
    Atender a los huéspedes de larga estancia es muy diferente a los alquileres de corta duración. Muchos trabajadores remotos y viajeros suelen querer formar parte de la comunidad en la que se alojan. A menudo quieren comportarse como lugareños, no como turistas, así que ayúdales proporcionando guías locales e información sobre restaurantes, excursiones y clases de español. Destaca los grandes cafés en los que se puede trabajar o los espacios de coworking más interesantes de la zona. Intenta ponerte en contacto con los propietarios de estos lugares para establecer descuentos únicos para sus huéspedes y así añadir más valor a su estancia.
  5. Asegúrate de que el equipamiento está preparado para estancias más largas
    Proporciona hornos, lavavajillas, cubiertos, bandejas para hornear, batidoras y cualquier cosa que haga que sus huéspedes se sientan como en casa. Los pequeños detalles pueden llegar muy lejos, así que piensa en poner papel higiénico y jabón de manos en el cuarto de baño: les evitará tener que ir al supermercado inmediatamente a su llegada.
  6. Ofrece precios razonables
    Los nómadas digitales no son turistas y no quieren ser estafados. Ofrece precios razonables y tendrás más probabilidades de atraer a inquilinos profesionales que respeten tu propiedad y vuelvan o la recomienden a sus amigos. Fíjate en el coste medio de una propiedad en tu zona para calibrar lo que es justo.
  7. Piensa de forma sostenible
    La mayoría de la gente comienza a tener conciencia sobre la crisis climática, así que haz lo que puedas para reducir tu impacto en el planeta (tus invitados te agradecerán el esfuerzo). Para ello, instala bombillas de bajo consumo, aísla correctamente tu vivienda e invierte en contadores inteligentes. También puedes reciclar muebles, comprar de segunda mano o fomentar un menor consumo de agua (amablemente). Si vives en un lugar soleado, considera la posibilidad de instalar paneles solares, y si no, ¿qué tal las bombas de calor?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.