Aldeas Infantiles SOS pide incentivar la cultura del acogimiento familiar y aporta medidas concretas para asegurar el éxito de los procesos de acogida

Con motivo del Día Universal del Niño, Aldeas Infantiles SOS ha presentado el informe La situación del acogimiento familiar en España, un análisis que pretende determinar el nivel de bienestar de los niños, niñas y adolescentes que crecen en esta modalidad de cuidado alternativo, así como identificar los factores que favorecen su éxito o fracaso. El estudio, realizado para Aldeas Infantiles SOS por el Grupo de Sociología de la Infancia y la Adolescencia (GSIA), es producto de una investigación que ha incluido entrevistas a jóvenes que han crecido en el sistema de protección, a técnicos de la Administración Pública y a personal educativo que trabaja en programas de acogimiento familiar.

En España no se ha completado el cambio de modelo en el cuidado alternativo que trajo consigo la entrada en vigor, en 2015, de la Ley de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia. El nuevo texto, que incorporaba los estándares europeos de calidad y las recomendaciones de Naciones Unidas, exigía un desarrollo normativo en las comunidades autónomas que no se ha producido con la intensidad necesaria ni de forma homogénea. Esta es una de las conclusiones del informe La situación del acogimiento familiar en España presentado hoy por Aldeas Infantiles SOS con motivo del Día Universal del Niño.

A pesar de lo establecido en la ley, que recomienda priorizar el acogimiento en familia, esta modalidad es todavía inferior a la residencial. Si bien su porcentaje se ha visto incrementado en los últimos años, dicha variación no obedece a un aumento de los acogimientos familiares sino a la disminución de los acogimientos residenciales provocada por situaciones coyunturales como la pandemia. Según se desprende de esta investigación, aunque se han realizado avances, aún no se ha conseguido que el acogimiento familiar sea la opción para todos los niños y niñas menores de seis años, uno de los objetivos marcados por la ley.

Entre los factores que influyen en el estancamiento de esta modalidad de cuidado alternativo se encuentran las dificultades para encontrar familias acogedoras para niños y niñas con edades cercanas a la adolescencia y para grupos de hermanos, y el hecho de que, en la mayoría de los casos, los acogimientos familiares se extienden hasta la mayoría de edad, lo que implica que estas familias no estén disponibles para nuevos acogimientos.

Además, la mayoría de las familias acogedoras las constituye la propia familia extensa del niño, niña o adolescente, que asumen una cifra cercana a las dos terceras partes de los acogimientos familiares. El informe llama la atención, asimismo, sobre la falta de datos desagregados referentes a familias profesionalizadas o especializadas.

“Hoy por hoy, el acogimiento familiar es mucho más barato que el residencial”, aseguran desde Aldeas Infantiles SOS. Para la organización, esta investigación evidencia la necesidad de incentivar la inversión pública para contar con disponibilidad de recursos y cumplir con los objetivos establecidos en la ley tanto en familia extensa como en ajena, así como para desarrollar la figura del acogimiento familiar especializado con dedicación exclusiva, que requeriría de retribuciones económicas a los padres acogedores. Una mayor inversión también contribuiría a evitar la actual cronificación de los plazos temporales en el acogimiento familiar.

Aldeas Infantiles SOS destaca la importancia de que las familias acogedoras reciban apoyos de las administraciones públicas, con el fin de ayudarles a resolver dudas e incertidumbres como puede ser la gestión del conflicto de lealtades del niño, niña o adolescente entre la familia de origen y la acogedora. “Estos apoyos son tan determinantes que su existencia o ausencia puede determinar el éxito o el fracaso del acogimiento“, afirman.

Asimismo, Aldeas enfatiza que para lograr los mejores intereses de los niños, niñas y adolescentes es necesario tener en cuenta su opinión en la toma de decisiones que les afectan, mantenerles informados sobre el proceso de acogimiento en el que están inmersos e identificar los factores que garanticen un funcionamiento adecuado del mismo, para evitar que un posible fracaso provoque su revictimización. Asimismo, “ayudarles a gestionar adecuadamente sus relaciones afectivas es clave para evitar la ruptura de vínculos y el desarraigo”, explican desde la organización. Equilibrar su afecto entre la familia de acogida y la de origen, evitar la separación de hermanos y promover su capacidad de adaptación son aspectos importantes para favorecer su estabilidad emocional.

Tal y como se desprende de la investigación realizada por el Grupo de Sociología de la Infancia y la Adolescencia (GSIA), para Aldeas, la separación de hermanos en acogimiento se produce, con frecuencia a causa de la diversidad de edades entre hermanos/as, pero también influyen las propias características del niño, niña o adolescente tutelado, como pueden ser su origen extranjero, problemas de conducta o discapacidad.

Derecho a crecer en familia

Para Aldeas Infantiles SOS, garantizar que se cumple el derecho a crecer en familia de los niños, niñas y adolescentes privados del cuidado parental pasa por tener en cuenta su opinión y por asegurar que cuentan con vínculos afectivos estables y mantenidos en el tiempo.

Entre las medidas que propone la organización para avanzar hacia un modelo de acogimiento familiar que asegure el bienestar de los niños, niñas y adolescentes se encuentran las siguientes:

  1. Poner al niño, niña o adolescente acogido en el centro del acogimiento (no a la familia) e impedir su revictimización, evitando múltiples fracasos familiares. Posibilitar su interlocución directa con las personas de referencia y asegurar que esté informado sobre el proceso de acogimiento.
  2. Ofrecer apoyo y orientación a las familias acogedoras y facilitar la escucha por parte de los técnicos de las necesidades de los niños, niñas y adolescentes. Generar espacios de confianza para la superación del daño emocional sufrido.
  3. Evitar la ruptura de vínculos y los conflictos de lealtades. Mantener juntos a los hermanos y apoyar la resocialización del niño, niña o adolescente, posibilitando su arraigo en entornos de referencia y proximidad, mediante el fortalecimiento de sus redes sociales básicas. Apoyo a las familias de origen para que estas puedan superar las causas que provocaron la separación de sus hijos.
  4. Incentivar una cultura del acogimiento familiar y fortalecer la red de familias acogedoras mediante campañas ad hoc. Dar formación a las familias y apostar por el desarrollo de un acogimiento familiar especializado.
  5. Incrementar la financiación pública y los recursos materiales y humanos necesarios para otorgar al acogimiento familiar la relevancia que le confiere la ley dentro del sistema de protección.

Aldeas Infantiles SOS proporciona distintas opciones de cuidado alternativo de calidad a 1.250 niños, niñas y adolescentes en nuestro país, tanto en sus programas de acogimiento residencial como de apoyo al acogimiento familiar. Dentro de estos últimos, la organización apoya el acogimiento en la propia familia extensa del niño, niña o adolescente, en familia ajena y en familia ajena especializada. A través de ellos, además de ofrecer orientación y formación a las familias de acogida y facilitar su acceso a la red social y comunitaria de apoyo, Aldeas Infantiles SOS también acompaña a los niños, niñas y adolescentes en la construcción de una identidad positiva y apoya a las familias de origen para que superen las dificultades que han ocasionado la separación de sus hijos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.