La nube puede suponer un ahorro de entre el 60% y 70% de la energía para una PYME

Migrar aplicaciones y servicios a la nube puede convertirse en el gran aliado de las pymes para afrontar la subida de los precios de la luz, al permitir a las empresas pagar sólo por el uso que hacen de los equipos. De hecho, desde acens (www.acens.com), Part of Telefónica Tech, apuntan a que los Centros de Datos actuales pueden ser hasta cuatro veces más eficientes en consumo que el pequeño Data Center que suele tener una pyme, por lo que una pyme podría tener un ahorro de energía de entre el 60% y 70% migrando sus aplicaciones a la nube.

“Mientras que una pyme cuenta con equipos más antiguos para optimizar su inversión y los mantiene encendidos independientemente del uso que haga, los Data Centers disponen de hardware más eficiente que consume menos recursos y tecnologías de virtualización que aumentan aún más el rendimiento de esos equipos a un menor consumo”, explica Jaime Fernández, Responsable de Infraestructuras de acens.

Muestra de ello es que mientras que el consumo de tráfico y almacenamiento en los centros de datos se ha multiplicado por seis entre 2010 y 2018 (1), el consumo energético prácticamente se ha mantenido igual porque los servidores actuales consumen una cuarta parte de energía que los de hace una década, y gracias a la virtualización, procesar y almacenar datos cuesta hasta nueve veces menos.

El consumo de un servidor con dos procesadores, que es un equipo habitual en una pyme, ronda los 10 kWh al día. Con un precio medio en 2021 de 0,25 €/kWh (casi el doble que en 2020) el coste eléctrico del servidor ronda los 75 € al mes. La mayoría de las pymes no puede afrontar inversiones en nuevos servidores, más modernos y con un menor consumo eléctrico, y suelen prolongar la vida útil de los equipos al máximo, haciéndolos menos eficientes. Por el contrario, en la nube la tecnología se renueva de forma constante disponiendo de equipos más modernos y potentes, con mayor rendimiento y menor consumo energético y un ciclo de vida más corto que obliga a volver a invertir en equipos más eficientes.

En este sentido, ya en 2013, un estudio de Lawrence Berkeley National Laboratory (2) señalaba que migrar a la nube aplicaciones de negocio como el email o el CRM podría reducir el consumo energético de estas aplicaciones hasta en un 87%. Más reciente aún, un estudio de Accenture (3) de 2020, a partir del análisis de la experiencia de migración a la nube de cientos de sus clientes, apuntaba que una pyme puede reducir su consumo energético un 65% y las emisiones de carbono un 84%.

“La gran diferencia es que las pymes suelen pagar por equipos grandes que no necesitan realmente en previsión de picos de demanda, sabiendo que el 90% del tiempo no los van a usar a la máxima capacidad. Con la flexibilidad de pago por uso que ofrece la nube, las pymes sólo pagan por el uso real que hacen de los equipos”, explica Fernández.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .