Las empresas de la construcción impulsan la implantación de la factura electrónica frente a su escasez en el sector inmobiliario

El sector de la construcción fue uno de los primeros en retomar su actividad en abril de 2020; esto es, durante el primer confinamiento y en un contexto de fuertes restricciones sanitarias, en el que las soluciones digitales como la factura electrónica jugaron un papel importante para la reactivación de la actividad económica. Eso explica, en parte, que el sector de la construcción haya registrado en 2020 el tercer mayor volumen de empresas emisoras y receptoras de facturas electrónicas en España. Así lo confirma el “Estudio comparativo del uso de la factura electrónica en España” publicado por SERES, compañía pionera y especialista en Intercambio Electrónico seguro de Documentos, en el que realiza un análisis de la evolución del uso de la factura electrónica en las distintas Comunidades Autónomas y sectores de actividad en España en 2020.

Concretamente, el informe revela que el sector de la construcción agrupa al 6,04 % de todas las empresas emisoras de facturas electrónicas a nivel nacional y al 5,65 % de las empresas receptoras, siendo en ambos ámbitos el tercer mayor volumen de entidades activas en el uso de esta solución tecnológica. La construcción es, así, el tercer sector con mayor número de compañías usuarias de la e-factura después de las industrias manufactureras y el retail.

No obstante, esta posición de liderazgo se sustenta más en el número de compañías del sector que han integrado la factura electrónica en su negocio que en el volumen total de documentos emitidos o recibidos. Así, solo el 0,81 % de todas las facturas electrónicas emitidas en España en 2020 corresponde al sector de la construcción, así como el 0,57 % de las e-facturas recibidas, lo que refleja un uso todavía reducido en comparación con el éxito en la implantación de la factura electrónica en el sector.

Por el contrario, el sector agrupado en torno a las actividades inmobiliarias, y que agrupa a todos los subsectores distintos de la construcción, ha seguido mostrando un escaso uso de la factura electrónica en 2020 con apenas el 0,19 % de las empresas emisoras y el 0,59 % de las receptoras.

En palabras de Alberto Redondo, director de Marketing & Mass Market de SERES: “La construcción fue uno de los primeros sectores que recuperó su actividad durante el primer confinamiento, cuando las soluciones digitales supusieron unas valiosas herramientas para seguir operando en un contexto de fuertes restricciones sanitarias y distanciamiento social. Sin embargo, la factura electrónica sigue teniendo ante sí un amplio campo de desarrollo en el conjunto del sector inmobiliario, donde podría aportar importantes ventajas económicas, operativas y ambientales”.

Datos nacionales

A nivel nacional, el Estudio refleja que el volumen total de facturas electrónicas emitidas en España en 2020 (sumando los ámbitos B2B, B2G y B2C) ascendió a 240.731.047, lo que supone un incremento del 16,60% con respecto a 2019 y 34.266.994 facturas electrónicas más. La Comunidad de Madrid registró el mayor volumen de emisión de facturas electrónicas con el 36,81% del total, seguida de Cataluña con el 27,27% y Andalucía con el 10,54%.

El uso de la factura electrónica en 2020 permitió el ahorro de más de 1.868 millones euros en costes de gestión y evitó un uso de papel equivalente a 12.960 pinos, ahorrando además un tiempo en horas de trabajo equivalente a 515 años laborables.

El sector servicios encabeza el uso de la factura electrónica con el 61,78% de los documentos emitidos y el 77,17% de los recibidos, representando el 55,88% de las empresas emisoras y el 58,52% de las receptoras. En segundo lugar, se encuentra la industria, con el 27,81% de los documentos emitidos y el 28,07% de los recibidos. Este sector comprende al 41,80% de las empresas emisoras y al 36,68% de las receptoras. En el sector primario se encuentra en último lugar, representando el 0,46% de los documentos emitidos y el 0,54% de los documentos recibidos. Tan solo un 1,19% de las empresas emisoras y un 1,57% de las empresas receptoras de facturas electrónicas pertenecen a este sector.

La pequeña empresa lidera el uso de la factura electrónica con el 34,78% de las emisiones totales y el 32,09% de las recepciones. La mediana empresa, por su parte, representa el 34,02% de las emisiones de e-facturas y el 25,11% de las recepciones. Le sigue la gran empresa con el 15,78% de las emisiones y el 13,65% de las recepciones, mientras que la microempresa emite el 15,42% de las facturas y destaca por recibir el 29,15% del total.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .