Incendio en el campo de refugiados de Moria, una tragedia anunciada

Aldeas Infantiles SOS manifiesta su consternación ante el incendio que la pasada noche ha devastado el campo de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos. Este desastre ha golpeado a personas que ya estaban sufriendo y viviendo en condiciones infrahumanas. Aldeas Infantiles SOS llama a los gobiernos de la Unión Europea a realizar un cambio de paradigma y apostar por compartir responsabilidades y ofrecer una respuesta digna a las necesidades de las personas inmigrantes y refugiadas en conformidad con sus compromisos legales y éticos, para evitar tragedias como las de Moria.

La organización de atención directa a la infancia, que lleva años denunciando las condiciones de vida indignas de Moria y reclamando soluciones a los gobiernos de la Unión Europea, ha calificado lo sucedido de tragedia anunciada. Con capacidad para 3.000 personas y concebido para periodos cortos, en la actualidad en Moria se hacinaban durante meses, y en algunos casos años, 12.000 personas, entre ellas más de 4.000 niños y niñas de los que 407 estaban solos. Estos últimos han sido trasladados tras la catástrofe a tierra firma. Las difíciles condiciones de vida habían convertido el campo en una bomba de relojería.

Condiciones de vida indignas, violencia en todas sus formas, incluida la sexual, y problemas de salud física y mental generaban un entorno peligroso para los niños y niñas, que tenían que soportar experiencias traumáticas a diario. Los campos de refugiados nunca son el lugar adecuado para nadie, mucho menos para un niño. Los estados deben proporcionar cuidados de calidad en un entorno comunitario. Y esto ha de incluir el acceso a servicios clave como atención médica, educación y apoyo psicosocial.

El alcance de la devastación y sus consecuencias están aún por determinar. Todos los servicios que Aldeas prestaba en el campo de refugiados de Kara Tepe han quedado temporalmente suspendidos debido a la tensión social generada en la isla. La organización, presente en Lesbos desde finales de 2015, donde proporciona atención psicosocial y educativa a niños refugiados y apoyo a sus familias con la crianza, permance en la zona y continúa trabajando con las autoridades locales y otros aliados para proteger a los niños y niñas y brindarles la atención a la que tienen derecho.

Aldeas Infantiles SOS reclama responsabilidad, humanidad y decencia a la Unión Europea para dar una respuesta a las necesidades de las personas refugiadas e inmigrante y a la altura que el respeto a los derechos humanos y a la legislación internacional exige, para evitar tragedias como las de Moria. El Gobierno griego manifestó hace menos de un año que cerraría en 2020 todos los campos de refugiados de las islas del Egeo, entre ellos Moria, y los sustituirá por centros de internamiento cerrados. Los centros cerrados no pueden ser la solución. Los niños, niñas y familias necesitan entornos seguros en los que se les den oportunidades para reconstruir sus vidas y contribuir a las sociedades que les acogen.

Aldeas Infantiles SOS está preparada para formar parte de una fuerte respuesta global proporcionando atención y apoyo psicosocial y educativo a los niños que buscan una vida mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .