Este verano, cristales relucientes y sin huellas gracias a Kobold VG100

kobold_vg100Seguro que más de una vez se ha cansado de limpiar las ventanas al ver que no podía deshacerse de las tan molestas marcas y huellas en el cristal. En especial en verano, cuando la luz del sol llena todas las estancias de la casa y quiere que los cristales estén más limpios que nunca para disfrutar de las vistas. Ha llegado el momento de que conozca a Kobold VG100, un limpiacristales eléctrico, de apenas un kilo de peso, con el que los cristales quedan relucientes en menos tiempo. ¿Su secreto? La limpieza y el secado se llevan a cabo en un único paso.

De una sola pasada, el limpiacristales Kobold VG100 humedece el cristal de forma homogénea, el paño de microfibra disuelve la suciedad y el labio de goma y la boquilla aspiran el agua sucia. Gracias a la utilización de la microfibra, puede utilizar el mismo paño mientras trabaja y lavarlo después en la lavadora a una temperatura máxima de 60º sin suavizante. Por su consistencia, este material fibroso y resistente no se deshilacha.

El Kobold VG100 está diseñado para limpiar diversas superficies acristaladas: desde mesas de cristal y espejos, a cristales en paredes y ventanas. Para comenzar, el usuario sólo ha de llenar el depósito con 80ml de agua y 5ml del limpiacristales concentrado Kobold GC100, cuyo envase contiene líquido para unos 40 usos. La potencia del motor de 30W le permite trabajar sin interrupción durante treinta minutos y se pone en marcha con solo pulsar un botón. Cinco mililitros de producto son suficientes para la limpieza exhaustiva de grandes superficies de hasta 20m².

Modo de empleo: rápido y sencillo
El usuario debe deslizar el Kobold VG100 lentamente, ejerciendo una ligera presión en líneas rectas de arriba a abajo hasta el borde inferior de la ventana. Durante esta operación, el paño de microfibra humedecido con limpiacristales elimina la suciedad del cristal. Cuando llega al final de la superficie, el aparato se separa con un simple movimiento de inclinación de la muñeca. El mantenimiento del dispositivo después de su uso es muy sencillo, ya que la carcasa de plástico reciclable es de alta calidad, duradera y fácil de limpiar. Con Kobold VG100, la limpieza durará un instante y sus cristales lucirán impecables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s