¿Se puede hackear un corazón humano?

gdata_corazon.jpgExiste una tendencia clara en la industria de la salud hacia la digitalización y la hiperconectividad que promete interesantes beneficios para pacientes y médicos por igual. Por ejemplo, en vez de tener que desplazarse los primeros a sus respectivos centros de salud, que en sí mismo puede ser todo un reto con determinadas dolencias, algunas tareas y chequeos rutinarios se pueden realizar en remoto, con la máxima comodidad para el paciente y con un importante ahorro de tiempo para todas las partes implicadas. Sin embargo, algunos de los sistemas empleados en estas tareas podrían no ser lo suficientemente seguros.

Uno de los casos examinados se conoció en agosto de 2016, cuando un grupo de investigadores de seguridad descubrió una vulnerabilidad en un marcapasos fabricado por uno de los principales proveedores del mundo de desfibriladores, marcapasos y otros equipos médicos. Estos investigadores comprobaron que los transmisores utilizados en un determinado modelo sufrían una vulnerabilidad que permitía chequear el estado del marcapasos y su configuración de forma remota, con el único requisito de que el paciente se encontrara físicamente en el radio de acción de dicho transmisor.

Más aún, se podría aprovechar esta vulnerabilidad para volver a configurar los dispositivos implantados y hacer que funcionaran de forma inapropiada, por ejemplo, administrando descargas innecesarias, en el caso de desfibriladores, capaces de agotar rápidamente su batería interna y hacer que el dispositivo falle en el momento en que más se necesita.

El fabricante del dispositivo lanzó una actualización de software para solucionar la mencionada brecha y la FDA (Administración americana de alimentos y medicamentos) publicó una nota para informar a los pacientes y los médicos de los pasos necesarios para actualizar el software.

Si bien no se han reportado casos en los que los dispositivos afectados fueran sometidos a ataques reales, este incidente deja claro que la seguridad informática tiene que desempeñar un papel importante en el diseño de productos y dispositivos sanitarios. Hay mucho en juego: la reputación de un fabricante puede sufrir daños importantes si se suceden estos fallos de seguridad en sus productos. Y ya se sabe que los intereses financieros van de la mano de esta reputación. Pero mucho más importante es la vida de los pacientes que confían en estos dispositivos para sobrevivir, en el sentido literal de la palabra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.